La ley de envases encalla con la compra a granel, que es residual