El packaging se ha vuelto en un elemento indispensable para diferenciarse de la competencia y generar reconocimiento de marca